Banda gástrica ajustable laparoscópica

Come hasta saciarte

Mereces una vida más saludable, llena de energía y ser 100% capaz de disfrutar cada momento.

Que nada te impida realizar tus sueños y alcanzar esa vida que tanto deseas.

La banda gástrica ajustable es una técnica restrictiva de la cirugía de pérdida de peso. Consiste en colocar una banda de silicona con un cuello interior inflable alrededor de la parte superior del estómago para restringir la ingesta de alimentos. Así se crea una pequeña bolsa gástrica de unos 15-20 cc y un orificio de paso estrecho hasta la parte inferior del estómago. El paso a través de ese orificio retrasa el vaciado de los alimentos desde la bolsa y produce sensación de saciedad. La parte interna de la banda se puede rellenar de líquido o vaciar para cambiar el tamaño del orificio de paso.

La banda utilizada por nosotros es la Lap-Band AP de Allergan, con más de 550.000 unidades colocadas en todo el mundo, y con una calidad contrastada en múltiples estudios.

La banda gástrica ajustable se realiza por vía laparoscópica, a través de 5 pequeñas incisiones. A través de una de ellas se introduce la banda en el interior del abdomen y posteriormente se realiza un túnel por detrás de la parte alta del estómago y se pasa la banda, cerrándola sobre el estómago. Se asegura en su sitio para evitar que se mueva con varios puntos entre estómago y estómago en la parte izquierda de la banda. Posteriormente para finalizar se coloca el puerto sobre el músculo, cerca de uno de los orificios usados para hacer la intervención.

La banda está conectada a un pequeño puerto de acceso que se coloca sobre la pared abdominal y por debajo de la grasa subcutánea y la piel. El diámetro interior de la banda se puede ajustar mediante la inyección de solución salina a través de este puerto. Esto se conoce como un AJUSTE. Tu cirujano puede realizar ajustes periódicos según la evolución de tu pérdida de peso.

Los requisitos para la banda gástrica ajustable son los mismos que para otras cirugías de pérdida de peso: un índice de masa corporal (IMC) superior a 40 (Obesidad mórbida) o un índice de masa corporal de mayor de 35 si el paciente padece otras enfermedades asociadas a la obesidad (hipertensión, diabetes, colesterol alto…)

Pero en el caso de la banda gástrica, las personas con un IMC entre 30 y 35 también pueden ser candidatos si tienen enfermedades relacionadas con la obesidad.

La banda gástrica puede ser  también una opción para las personas en quienes la cirugía de bypass gástrico o gastrectomía vertical (tubular), más invasivas, se consideran demasiado arriesgadas debido a su estado de salud subyacentes.

Independientemente del procedimiento quirúrgico elegido, la preparación para la cirugía de pérdida de peso comienza con la creación de un compromiso de por vida a los cambios en la dieta y estilo de vida necesarios para el éxito. La cirugía para perder peso no es una solución rápida, ni tampoco una decisión que se deba tomar a la ligera. Una vez que se haya tomado la decisión junto con tu cirujano y su familia, pueden comenzar  las evaluaciones preoperatorias. Estas incluyen:

  • Consulta con el nutricionista y/o endocrino para discutir los cambios de dieta antes y después de la intervención.
  • Evaluación psicológica completa.
  • Una endoscopia gástrica o estudio radiológico con bario del esófago y el estómago para asegurarse de que no hay pólipos, tumores, úlceras o bacterias (H. pylori) que causan las úlceras en el estómago.
  • Evaluaciones adicionales del corazón y los pulmones, si se considera necesario.

Debes informar a su médico acerca de cualquier medicamento que estés tomando o previsiblemente tomarás a lo largo de la recuperación.

Algunos de los cambios del estilo de vida deben iniciarse antes de la cirugía:

  • Dejar de fumar durante al menos 30 días antes de la cirugía. Fumar puede aumentar el riesgo de complicaciones, como coágulos de sangre potencialmente fatales. El tabaquismo también aumenta el riesgo de neumonía y otros problemas pulmonares tras la intervención;  también puede afectar a la cicatrización de las incisiones y aumentar el riesgo de infección.
  • Abandonar la toma de alcohol.
  • Pérdida del 5 al 8 % del peso corporal. Mejora la seguridad de la cirugía al facilitar la visión de la zona por la pérdida de grasa y de volumen del hígado.
  • La práctica de comer despacio, que incluye masticar cada bocado 15 veces y descansar el tenedor entre bocado y bocado.

Debes acostumbrarse a comer alimentos sólidos de nuevo. La alimentación comienza con 2 semanas de dieta líquida y luego 2 de semisólido y en las otras 2 siguientes se introduce el sólido.

Algunos pacientes hasta el primer llenado pueden comer porciones relativamente normales de comida, lo que puede hacer pensar que la cirugía no fue como se esperaba.

El primer ajuste no se realizará hasta alrededor de las seis semanas después de la cirugía. Las bandas gástricas necesitan ser ajustadas un promedio de tres a cuatro veces en el primer año tras de la cirugía. Los ajustes se hacen  para que la banda produzca una saciedad precoz tras comer, asegurándonos que no esté demasiado floja, pero tampoco apretada en exceso. Los ajustes de la banda son indoloros, y pueden realizarse en la consulta o en una sala de rayos para comprobar el paso con contraste.

La pérdida de peso que se produce con la banda gástrica ajustable es más gradual que con otras cirugías de obesidad. Puedes perder entre 1-2 kg por semana los primeros meses y  probablemente perderás alrededor de dos tercios de tu exceso de peso en los dos años posteriores a la cirugía.

La colocación de la banda gástrica ajustable puede ser muy beneficiosa para mejorar tu estado de salud y mejorar tu apariencia física de forma progresiva y constante.

En comparación con otros tipos de cirugía de pérdida de peso, la banda gástrica ajustable tiene las siguientes ventajas:

  • Reversible
  • Ajustable
  • Menos invasiva
  • Menos tiempo de intervención y hospitalización
  • Se puede realizar de forma ambulatoria
  • No interfiere con la absorción, por lo que las deficiencias de vitaminas y minerales ocurren infrecuentemente.
  • Menor riesgo de síndrome de dumping, que ocurre cuando el contenido del estómago sin digerir pasa al intestino delgado con demasiada rapidez. Se caracteriza por molestias abdominales, malestar general y náuseas.
  • Mejora los problemas de salud relacionados con el exceso de peso, como diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, apnea del sueño, hipertensión arterial,etc.
  • Pérdida de peso lenta y constante

Teléfono para consultas

(+34) 910 000 000

Guía del Paciente

Toda la información para ti

¿Necesitas cambiar tu vida?

Evaluaremos tu caso personalmente