Bypass gástrico laparoscópico

Reduce la ingesta de alimentos

Cuida tu salud y pon solución a los malos hábitos.

Es momento de comenzar desde cero y aprender a disfrutar de la vida como te mereces.

El bypass gástrico es un tipo de cirugía bariátrica o cirugía para perder peso diseñado para reducir la ingesta de alimentos. Si has intentado perder peso a través de dietas y ejercicio, y no has tenido éxito, esta cirugía puede ser adecuada para ti.

El bypass gástrico puede mejorar en gran medida la calidad de vida no sólo por la mejoría en la apariencia y el aumento de la movilidad, sino también porque puede reducir el número y la gravedad de los problemas de salud que las personas con sobrepeso son propensos a sufrir, tales como la diabetes, hipertensión, hiperlipemia, problemas de circulación, de apnea del sueño, etc.

Se trata de un complejo procedimiento realizado bajo anestesia general (el paciente se encuentra dormido e intubado durante la intervención). La duración de  la cirugía es de aproximadamente unas 2-3 horas.

A través de 5 pequeñas incisiones de 1 cm se crea un pequeño estómago cortando y grapando en la parte más alta del estómago original. Este pequeño volumen (de unos 20 cc) permite comer menos cantidad de alimentos en cada una de las 5 comidas diarias que se deben realizar. Luego el intestino delgado es cortado y unido al estómago que hemos creado para permitir la salida del alimento del estómago y también es unido consigo mismo para que a partir de ese lugar se una la comida con la bilis y el jugo pancreático pudiendo realizarse la absorción de nutrientes a partir de ese punto.

La mayoría del peso se perderá a lo largo del primer año postoperatorio, estabilizándose a partir de los 18-24 meses.

La mayoría de los pacientes pueden ser dados de alta hospitalaria a los 2-3 días. La vuelta completa a las actividades habituales ocurre normalmente entre la 2ª y la 5ª semana tras la intervención.

Durante varios días el abdomen se puede notar hinchado y dolorido, sintiendo un cierto malestar que cede con analgesia habitual.

Todas las técnicas dejan pequeñas cicatrices permanentes, pero por lo general tras el paso de los meses se hacen imperceptibles.

Dentro de los tratamientos postoperatorios, suele incluirse un plan de dieta, el ejercicio físico regular, la terapia de comportamiento-modificación de hábitos, y los suplementos vitamínicos.

La reintroducción de los alimentos y  consistencia de los mismos será progresiva a los largo de los 2-3 meses postoperatorios, debiendo seguir las indicaciones dadas por el nutricionista o endocrinólogo en este sentido.

Recuerda que puede ser necesaria la cirugía plástica después de la pérdida masiva de peso para eliminar el exceso de piel y grasa y remodelar el cuerpo para conseguir el resultado estético deseado.

Las mujeres en edad fértil deben realizar control de natalidad los primeros 12 meses tras un bypass gástrico. No se recomienda el embarazo durante este tiempo, ya que el cambio de hábitos es suficientemente importante como para estar pendiente también de los cambios que supone el embarazo. Además, la pérdida rápida de peso que se produce después de un bypass gástrico puede robar al feto nutrientes esenciales. Sin embargo, los estudios demuestran que el embarazo es más seguro para la madre y el bebé después de un bypass gástrico.

Teléfono para consultas

(+34) 910 000 000

Guía del Paciente

Toda la información para ti

¿Necesitas cambiar tu vida?

Evaluaremos tu caso personalmente